Tras más de 30 años de historia, son muchas las personas que han confiado en Cocinas Castillo, una empresa familiar para la cual la cocina es el corazón de una casa.

José María Castillo Sánchez y su mujer empezaron en una tienda de alquiler siendo distribuidor de una marca de cocinas importante por entonces, lo cual le permitió aprender rápido.

Poco a poco fue fabricando modelos propios y con el tiempo adquirió un local con más de 250 m2 donde instaló la exposición y una pequeña fábrica.

Con el tiempo se fue haciendo pequeño y construyó una nave con unos 500 m2 y dejando el local para una exposición de más de 250 m2

El último paso fue la adquisición de un solar de 5500 m2 y la construcción de una nave de 1000 m2 en la cual se fabrican actualmente nuestros productos en un espacio adaptado a los tiempos.